A mi hijo



Querido hijo... tienes razón cuando dices que soy una plasta y más...si, ya lo sé.
Pero y que hago? 16 años....Si hasta ayer te llevaba de la mano, esa manita que se aferraba y las más de las veces intentaba escaparse. Mi niño....
Recuerdo la primera vez que fuimos al pediatra, tenías un soplo me dijeron, creí que el mundo se acababa para mi, yo no sabia nada de niños y que eso era normal, te vi con 12 años... sin poder jugar como otros, se me partió el corazón. Nunca olvidaré las lágrimas que rodaban por mi cara mientras te di de mamar aquel día, en penumbra, en aquella intimidad tan entrañable. Mi niño...
No paré hasta buscar otra opinión. Recuerdo la consulta de Pedro y un nudo en la garganta...
-Tiene un soplo....(yo casi llorando)
- Y?....
-!Un soplo en el corazón!!
-Y?... vaya hombre!, de todas las mamas que había en la maternidad, te fue a tocar la llorona...
me reí con ganas...
Han pasado 16 años y sí, he llorado, ya sabes que soy muy emotiva, pasaron cosas en nuestra vida como en todas, pero intente siempre ocultar mis lágrimas, es muy triste ver a una mama llorando.
También nos hemos reído, no tienes término medio querido, o me estas sacando de mis casillas con tus argumentos o me estas haciendo reír con tus cosas. Muchas veces disimulo, por no darte alas...otras muchas disimulo el cabreo que provocas, otras...no puedo ni debo contenerme, ya lo sabes.
Es agotador estar negociando todo el día te lo aseguro, eres tremendo.
Pero te quiero, y no sólo eso, me gustas... me gusta tu alegría, ese desparpajo y temo esa inocencia que te llevara a tu propio aprendizaje, pero ahí serás tu y estarás sólo, yo haré lo que pueda en bastidores, pero...
Tenemos que trabajar esos modales e infinidad de cosas que irán apareciendo...uffffffff.
Me estreso cuando pienso en todo lo que queda por hacer...
Sé coherente hijo mio y no escatimes resolviendo, somos lo que somos, y lo que hacemos para cambiar lo que somos y no queremos ser...en fin que puedes ser casi lo que quieras....sólo tienes que quererlo.
Doblo esta carta, la meto en la botella y la tiro a este mar....este mar nuevo, puede encontrarla cualquiera, pero aunque tu no la encuentres se que te llega...

Mama.

6 comentarios:

Famayor dijo...

Me has hecho llorar...
Y me acuerdo de la loba que amamanta...
Un beso.
Fa.

lezorrito dijo...

Muy entrañable, no hay nada más hermoso qe el amor de una madre por su hijo... Te felicito, estás consiguiendo hacer un diario como tú querías. Mes félcitations...

coco dijo...

Todos hemos tenido 16 años. Pero a mí mi madre nunca me escribió una carta tan preciosa. O quizás si, pero nunca me la dejó leer. Ni yo se la escribí nunca. O si lo hice, nunca se la dejé leer. Aunque probablemente le diría lo mismo que tú a tu hijo: que la quería un montón aunque a veces me hiciera llorar, me sacara de mis casillas o me hiciera reir. Y que me gustaba aprender de ella cada día, aunque no se diera cuenta que lo hacía. Porque yo también tenía mi personalidad y mis matices, que quizás no quisiera que nadie puliera por mi. Porque tenía 16 años. Aunque ahora tengo 44 y sigo sin dejar que nadie intente pulirme nada. Y menos en el metro en hora punta. (Perdona la extensidad del comentario) Si alguien ha llegado hasta aquí: o es una madre, o se aburre en el curro. Besos, en cualquier caso.

Bego dijo...

Hola, si tu hijo no la ha leído, muéstrasela, seguro que algún día cuando la recuerda sonreirá orgulloso.
Es muy bonita.

Víctor Hugo dijo...

qué hermoso lo que escribes... y muy emotivo... el amor de madre es infinito pero traspasas tanto sentimiento que pienso si todas las madres son capaces de amar tanto

saludos!
gracias por visitarme
Víctor Hugo

emilia dijo...

Hola guapetona! Muy bonita la carta a tu hijo, está llena de sensibilidad, cariño y amor. Sigue asi que tu vales mucho. Un besito