Sobre el hombre, genes y otras cosas.


Ahora resulta que los genes son los culpables de todo, infidelidad, infelicidad, patrones de conducta, insatisfacción, soledad ...nada tienen que ver el hedonismo, y la búsqueda de placer por encima de todo, ni el consumismo atroz que nos hace insaciables, ni tampoco tienen nada que ver la permisividad, que difumina toda frontera entre el bien o el mal, adormeciendo nuestras conciencias y justificando nuestras conductas, ni el relativismo que en un momento dado puede pintarnos las cosas del color que nos convenga, que no..., que son los genes.
Los genes son los culpables de todo, y nosotros como tontos haciendo guerras, guerras de hombres, guerras de cifras, guerras de sexos, ya nos vale....
Con lo fácil que hubiera sido desde el principio empezar por aquí.
¿Y lo gratificante que tiene que resultar por ejemplo un amante a la carta?
Aunque sabiendo que tenemos tanto de mosca del vinagre y sólo poco mas de un 1% de diferencia con el chimpancé perdemos mucho glamour, la verdad.
Me gustas..., anda, enséñame tu código genético.
Ufffffff ese genoma tuyo no me gusta nada....
Desde Sócrates, el que sólo sabia que no sabia nada y pasando por Descartes que decidió que existía porque pensaba, que lejos hemos llegado intentando explicarnos.
Afortunadamente está todo lo demás, claro que lo científicamente demostrable tiene su peso y su importancia, y no es poco el avance médico que se avecina
Pero... me niego a verme como a una secuencia especifica de moléculas menores, que se llaman nucleótidos y que además se combinan de dos en dos en grupos de a tres....
Casi prefiero a Sócrates, sólo saber que no se nada y además, no querer saber nada más sobre esto, al menos por ahora, o echarle la culpa a las hormonas que es muy socorrido...
Esta claro que lo mio no son las ciencias, prefiero todo lo demás...
Lobitaesteparia.

18 comentarios:

Bego dijo...

Mi pensamiento es que somos lo que nos vamos haciendo, como nos educan y como educamos, que nosotros tenemos mucho que decidir y no aprovechamos las ocasiones.

Pero es mas fácil echar las culpas a los genes.

eltramonta dijo...

ahhhhhhh jah jahhh, REALMENTE DIVERTIDO SIN DEJAR DE SER PROFUNDO: "a ver che, diríamos en mi provincia de Mendoza, Argentina desde donde te escribo: enseñáme tu código genético"
Gracias por la visita "matemática" a mi blg. Con tu explícito permiso te visitaré más seguido.
Un abrazón de alma, sin medidas aritméticas, ni genes pluscuamperfectos
Vicente

Moisés Márquez dijo...

Eso, toda la culpa es del consumismo!

Arriba el socialismo verdadero! :)

Anónimo dijo...

Vaya filosofa estas hecha lobita, yo no soy muy dada a la reflexion, y por eso lo que dice la ciencia lo creo a pies juntillas, para evitarme esfuerzos, debo tener algo desarrollado el gen de la pereza. Por eso gracias por tu reflexion, a pesar de mi tendencia natural, me has hecho pensar.

supersalvajuan dijo...

La genética consiguió que me suspendieran biología dos años seguidos. el adn es un truco de marketing, un anuncio en un capítulo de CSI, algo que siempre está ahí pero lo desconocemos, y nos inquieta tanto como un cúbito de hielo. Aunque siempre nos queda Portishead
http://www.youtube.com/watch?v=Vg1jyL3cr60

-Pato- dijo...

Prefiero lo de Sócrates, saber tanto me asusta un poco.

Y decirte que me he quedado leyendo tu blog, escuchando tu música y que se está muy bien aquí, me voy emocionada con la carta a tu hijo, estamos en las mismas, yo con una de 16 :) y otra de 20, calma que tenemos para largo con la adolescencia :)

Besos.

Pedro (Glup). dijo...

Y te has dejado lo del ADN.
Eso só que es un lío.

Saludos

TOROSALVAJE dijo...

Supongo que te refieres al estudio sueco sobre la predisposición genética a la infidelidad en un alto porcentaje de varones.

A mí también me sorprendió.

Besos.

Lobita Esteparia dijo...

Sí, a ese estudio me refiero, ¿acabaremos siento sujetos a la carta?...me inquieta.

Lena dijo...

Insisto.

No hicieron analisis a las ratoncitas.

Bello blog, lobita.

La carta a tu hijo me derritió.

Gracias por tu lectura, por tus palabras, por tu visita.

(Fantástica canción!)

Nos seguimos leyendo...

Un abrazo,

L.

coco dijo...

Yo soy un amante a la carta. Pero ella no me corresponde. Todas son iguales. Te dejan por el primer cartero que pasa, en fín.
En otro orden de cosas, querida, lo de pedir el genoma está bien, pero ya que estás, pidele también la cuenta bancaria. Que un cretino rico, siempre es más llevadero que uno pobre. De nada.

Lobita Esteparia dijo...

No se que decirte... ¿Y si es el cartero que llama dos veces?

TOROSALVAJE dijo...

Yo comenté aquí el otro día.
Seguro.

Jo, ya no lo repito.

Besos.

Lycans Laqueus dijo...

hola,
paso a leerte y dejarte un mordisco en alguna esquina de tu rincón (por aquello de marcar el territorio) jeje.

Creo o quiero creer que somos algo mas que genes colocados de una u otra manera.

besos abrazos, mordiscos y zarpazos

un lobo mirandose el ADN

Dédalus dijo...

En mi caso, existo luego pienso. Le di la vuelta al asunto, porque creo que me va más así. En todo caso, nos guste o no, cada vez ganan más fuerza las teorías biologistas, de manera que los de la herencia le van comiendo la tostada a los de el medio... y parece que con la ayuda de la ciencia, pronto rezaremos algo así como: "Gen eres y en gen te convertirás".

Besos, Lobita.

Alatriste dijo...

Gracias por visitarme en mi desván. Espero que te gustara lo que viste. Sigo tus huellas hasta aquí y he de decirte que tienes un blog muy bonito. Me encantó lo que leí y me pasa como a ti, prefiero otras cosas antes que los genes.
Eso sí, no creo en los bandos. Hay buenos y malos tantos entre los hombres como entre las mujeres. No es cuestión de sexos, sino de corazón.
Un beso fuerte y que te vaya bonito.

Santero Delcolmo dijo...

La autonomía de la ciencia, uf.
¿ya hallaron el don de gen T ?

NoSurrender dijo...

Hay una película muy interesante sobre este tema, Gattaca. Va directa a todo eso que estás expresando. Si no las has visto, te gustará.

Yo creo que debemos ser muy prodentes con todos estos avances científicos que siempre acaban trayendo más preguntas nuevas que respuestas.

Salud!