Un dulce paseo...


Hace días que no escribo, estuve viajando y he paseado al rededor del paraíso, de vez en cuando se abrían las puertas y el aroma de la felicidad rozaba mis narices, respiraba profundo y por unos instantes me invadía....
Estoy madurando por fin serenamente, lo noto y a medida que me voy desprendiendo de mis necesidades imperiosas, esas cáscaras pesadas... ando mas ligera, más libre, y me llegan más las pequeñas sutilezas y los detalles sencillos. Mi piel se hace más fina y estoy más receptiva, disfruto de esa deliciosa humanidad de la que habla el poeta y sinceramente, siento que se endulzan mis antiguas acritudes.
Aprender que la felicidad es una actitud, lleva su tiempo. Vivir despacio, sentir el placer de dar, de no esperar, saborear la vida, disfrutar de lo que uno tiene, de lo que te ofrecen, concentrarse en el momento, hacer lo que uno puede dentro de sus convicciones, y sobre todo sonreír a la vida. La vida te acaba devolviendo la sonrisa y muchas veces con creces...
¿Son tópicos?...sí, son tópicos, y benditos tópicos...

3 comentarios:

coco dijo...

Benditos tópicos. En cualquier caso, cuidado con las metamorfósis, puedes acabar convirtiéndote en aquello que deseas.
Un beso.

amor y libertad dijo...

algunos tópicos saben a vida y a libertad

me apunto al plan harry haller, soy fan

Lobita Esteparia dijo...

Ya veo que eres un poeta madrugador...feliz dia y bienvenido al Club...otro beso.