De costumbres...




Ya predicen que el nuevo año será horrible y apenas tiene cinco días. Vaya ánimos... La verdad que no hay más que echar un vistazo a la prensa para darse cuenta que hay cosas que son insostenibles, que se necesitan nuevas teorías y nuevos planteamientos. Mi opinión es que no son los gobernantes, sino también las personas, las que propician los cambios con sus comportamientos y actitudes. Que fácil es echarle la culpa de todo a los estados, a las instituciones, a los otros...
Mientras el hombre necesita millones de años para evolucionar, el mundo en el que vivimos ha dado un giro espectacular; la ciencia y de su mano las comunicaciones, entre otros avances, nos proporcionan la posibilidad de tener infinitamente mas información, conocer a más personas, mas lugares y vivir más tiempo del que antiguamente se podría imaginar, pero parece que el hombre no esta preparado, vivimos en la era de las comunicaciones y paradógicamente hay más gente sola que nunca.
Los que hoy estamos a este lado de la linea, los que tenemos nuestras necesidades mas o menos cubiertas y mas o menos vivimos en paz, nos olvidamos como siempre de aquellos que están careciendo de lo imprescindible y de los que están en pie de guerra.
Cuando pasen unos años, quizás nos rasguemos las vestiduras y echemos de ello la culpa a los gobiernos, a las políticas, hoy nos encogemos de hombros y no hacemos prácticamente nada.
Incomodan las cosas más absurdas, vende lo ordinario, lo vulgar, predominan las relaciones superficiales, se huye de los compromisos, se sospecha de los afectos, se consume por consumir y todo ello produce mal humor,vacío y una insatisfacción constantes.
Al mundo no lo cambian los gobernantes, el mundo se cambia por la actitud de las personas, por nuestros hábitos diarios y no se hace en un día, se hace lentamente.
En la Historia se alternan siglos oscuros y siglos de luces y unas épocas desenvocan irremediablemente en otras, tanto en el arte como en el pensamiento; el Renacimiento degeneró en el Barroco y este de nuevo a modelos clásicos, por poner un ejemplo. Quisiera firmemente creer, que vamos a una época mejor, pero me cuesta.
Como mujeres, no hemos alcanzado ni con mucho la igualdad, esta liberación es de pacotilla, en la intimidad de la familia, de la pareja, son muchos los hombres que siguen negándonos la igualdad de derechos, el respeto al libre albedrío de las mujeres se sigue tiñendo de comentarios despectivos en muchas conversaciones masculinas y lo que es peor, también aún, en algunas femeninas.
Las costumbres, fuentes del derecho, parten de cada uno de nosotros en la intimidad, debiéramos meditar un poco más sobre eso. Procurar dar más ejemplo que consejos, ser más solidarios que críticos y desde luego allí donde podamos, en nuestros círculos y en la medida que nos sea posible no callarnos ante la injusticia, fomentar la cultura y el derecho a la dignidad de las personas como bases del verdadero progreso de los pueblos.
Decía Tagore : Quien calla ante el mal, hace mal también.
Pongamos nuestro grano de arena y levantemos trincheras frente a la ignorancia, frente a la injusticia y sobre todo ante el pasotismo. Quizás no veamos los cambios, pero de lo que estoy segura es que es ese tipo de empeño es el que dignifica y nos hace sentir bien.
Es vispera de Reyes, noche mágica, imitemos a los niños en la esperanza de un mundo mejor, pero no olvidemos que el camino se hace andando y que todos somos responsables del futuro, como a su vez fuimos herederos del pasado.

Lobita Esteparia



7 comentarios:

Mar y ella dijo...

Quizás debamos darle una vuelta de tuerca y poner el acento a lo que cada uno pdamos aportar con lo mejor de nostros y darle la espalda a la crisis y esas cosas....un pe de miguitas de ternura .condimentado con generosidad,puede llevarnos al mejor año de nuestasr vidas...que crisis...jejej..
pongamos nosotros a la crisis en crisis...
Mariella

TOROSALVAJE dijo...

Estoy pensando lo que decirte, y todo me parece inútil, puedo estar horas diciendo que tienes razón, que no es justo, que no hay derecho y que bla bla bla, llenarme la boca de tópicos y declaraciones de buenas intenciones, pero cuando le de al intro ya habrá acabado todo. Quedará mi comentario aquí y nada más.
Es terrible.
Coincido contigo en todo lo que has dicho, pero quizás lo veo de otra forma.

En un sistema democratico los que gobiernan lo hacen por el voto que han obtenido.

Cuando un gobierno mira hacia otro lado y permite salvajadas como las que están ocurriendo en Palestina, una de dos, o la gente sale a la calle para obligar a que convoquen nuevas elecciones o todos los que le votaron tienen sangre palestina en sus manos. Snagre de niños, de mujeres, de hombres, sangre ejecutada mientras nosotros tomamos las uvas o comemos el roscón de Reyes.

Pues eso, que la gente se mire sus manos, quiezás están teñídas de sangre.

Ese es el problema, que la gente nos llenamos la boca de las injusticias, etc., pero permitimos que unos cretinos nos gobiernen y en nuestro nombre permitan las atrocidades más mosnstruosas.

A eso se le llama complicidad en los crímenes, aunque sea por omisión.

No quería escribir y al final lo he hecho, ahora le daré al intro, y ni tú, ni yo, ni nadie que lo lea hará nada.

Los palestinos seguirán muriendo y nosotros comiendo y bebiendo.

Besos.

NoSurrender dijo...

Claro, es una cuestión ética. Nos reconocemos como individuos y el mundo es una proyección de nuestro Ser. Como decía John Donne, las campanas siempre doblan por nosotros.

Salud!

Steki dijo...

Absolutamente de acuerdo en todo.
Si todos canalizáramos nuestras energías para un mismo fin sería todo tan distinto, no?
Me impresiona leerlo a Toro salvaje haciendo un comentario tan extenso!
Un placer haber pasado por aquì. Gracias por venir a mi blog.
Te espero cuando gustes.
BACI, STEKI.

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciada amiga:
Cuando dejemos de pensar en "yo" y nos veamos en el "otro", todo será posible.
Un abrazo.

Carlos dijo...

Amiga, supongo que es cuestión de que cada uno aporte su granito de arena, con el tuyo, con el mío, podremos reconstruir la nueva playa.

Al menos debemos intentarlo.

Un beso.

Alatriste dijo...

Siempre es más fácil culpar a los demás. Creo que has escrito cosas muy sensatas y coherentes. Te apoyo sin reservas. Feliz año, muchacha. Espero que estés genial. Un beso fuerte.